El avion, la comida y un aguila comiendo tortuga


Que onda con Martinair y sus videos en pantalla gigante a la hora de la comida?

Hace un mes me embarque en un avion de esta aerolinea holandesa rumbo a Amsterdam. No soy de los que suelen decir que “tal aerolinea es buenisima y tal otra es una cagada”. Para mi son todas mas o menos la misma mierda. Y a pesar de que nunca habia viajado en Martinair, no notaba cosas que la diferenciaran drasticamente de otras lineas aereas (salvo los sombreritos rojos de las azafatas, onda Moroco Topo). El viaje, normal. Digo, todo muy “de avion”: vuelo llenisimo, asientos incomodos, un espacio menos que generoso para las piernas, comida de astronauta, tal y tal.

El caso es que, a la hora de la comida, por alguna razon que desconozco y que realmente me gustaria averiguar, les dio por poner un video de la National Geographic que mostraba a la madre naturaleza ejerciendo una de sus leyes mas basicas, crudas y -por que no- crueles: la cadena alimenticia.

“Apropiado”, pense por un momento. Claro: nosotros, los pasajeros, comemos y en la pantalla los animalitos tambien comen. Igual era una interpretacion muy pelotuda la mia y la descalifique segundos despues. Porque de ninguna manera podia ser apropiado que, mientras yo y como 400 personas mas comiamos cada uno nuestro guiso recalentado con verduras de goma y ensalada de carton (o lo que fuere que estuvieramos masticando), la gente de Martinair tuviera la ocurrencia de ponernos un video de tigres devorando cebras, o de dos monitos lindos revoloteando por los arboles (parecidos a esos que recogen monedas en una taza en las calles centricas de algunas grandes ciudades, encadenados a una maquinola que toca una musica nefasta, bla bla) cuando uno de ellos es repentinamente atrapado por la garra de un ave rapaz que pasa a toda velocidad y se lo lleva volando aaaaaalto por todos los aires al pobre monito. No recuerdo bien en que termino el episodio aquel, pero mas adelante el mismo aguilucho agarra un caparazon (dentro del cual vive una tortuga que, logicamente, se esconde al ver aproximarse semejante bestia) y se lo lleva. Y en medio de su vuelo alla, bien arriba y todo eso, se le suelta el puto caparazon y empieza a precipitarse en caida libre para golpear violentamente contra la tierra (no se rompe). El aguila viene, lo mira, lo vuelve a agarrar y se lo vuelve a llevar, para arribar minutos mas tarde a su nido y decirles a sus aguilitas recien nacidas “hoy comemos tortuga” en idioma aguiluchense. Acto seguido, comienza a introducir el pico bien adentro del caparazon, arrancando pedazos de la humanidad (no, de la “tortuguidad”) de la tortuga para pasarlos de pico en pico a sus pequenines. Esto re repite varias veces, mientras el aguila arranca tripas y tripas de tortuga para el deleite de todo pasajero en proceso de deglutir el pan con queso que viene en la bandejita.

La cagaron, dije. Tiene que haber sido un error, un mal calculo por parte del personal de a bordo. Alguna boludez de esas. En los aviones ponen capitulos de Friends, el noticiero de la CNN, Mr. Bean, lo que sea… pero animales comiendose unos a otros, eso nunca lo habia visto. Y menos a la hora de la comida. De hecho, pense que nunca volveria a ver algo semejante.

Pero a la vuelta fue lo mismo! Vuelo Amsterdam-Miami. Hora de la comida. Documental de animales devorandose en pantalla. En esta ocasion eran unos pinguinos. Muchos pinguinos (siempre son un monton) parados sobre la nieve a orillas de algun oceano. Todos ahi, mirando en la misma direccion (no se a que carajo). Todos tiernos, simpaticos, como cualquier pinguinito. Y de repente, PLAAAAAAAAAAF!!! Emerge de las aguas un lobo marino enorme, gordo, grasoso, paposo y pesado, que se desliza sin control por la nieve atropellando todo lo que encuentra a su paso (en este caso, un monton de pinguinos) y tirando mordiscones porque, entre tanto pinguino saliendo despedido en cualquier direccion, alguno le tiene que caer en la boca. Entonces, nada, se agarra un pinguino, lo mata y todo eso y hasta te hacian un primer plano del pinguino muerto. Y mientras venia la azafata y te preguntaba si querias mas Sprite.

Lo peor de todo (o lo mejor, la verdad no se) es que sigo sin entender. No puedo decir que todo esto me haya resultado completamente malo y equivoco, porque lo cierto es que segui paso a paso las acciones del documental mientras comia como un cerdo. Una parte de mi se sentia indignada por estar viendo eso a la hora de la comida (no se, de alguna manera lo asocie con eso de que hablar de enfermedades en la mesa es de mala educacion), mientras la otra se devoraba esas imagenes casi en su totalidad. Diria que, mas bien, todo esto genero un momento algo bizarro, de esos con los que uno no sabe que hacer (por eso pregunte: que onda con esto?). Estuvo mal? Estuvo bien? Estuvo whatever? Estan locos los de Martinair? Estoy loco yo? Los demas pasajeros pensaron lo mismo? La tortuga sobrevivio a la caida o llego muerta al nido? El pinguino muerto era soltero o casado? Que hizo el otro mono despues de que se llevaron a su amigo/novio/amante/concubino? Todas estas preguntas no tienen respuesta, pero creo que le voy a mandar un mail a Martinair para hablarle de esto.

2 comentarios

  1. Vaya mierda! Jamás había leído un comentario tan superfluo acerca de un viaje en avión. Cómo mi búsqueda en google me llevó hasta acá? Cómo quisiera recuperar los segundos de mi vida que perdí leyendo una porquería de esta magnitud!

  2. Pero bien que lo leíste!
    Me gustó lo de superfluo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: