And the winner is…


El mes que viene, si los guionistas de Hollywood no lo impiden, se celebrará en California la ceremonia de entrega de los premios Oscar. Ha sido un año movidito y con muy buenas cintas entre las candidatas a llevarse la preciada estatuilla dorada. Aunque algunos de los grandes (Scorsese, De Palma, Spielberg o Coppola, entre otros) no han saltado al ruedo con producción alguna en 2007, hemos podido ver una que otra cinta de otros directores de culto que tanto nos interesan.

Por encima de todos, aparece Paul Thomas Anderson, director de “There Will Be Blood”. Un PELICULÓN, con mayúsculas. Aparte de los tintes Kubrikianos (la primera palabra se pronuncia a los 16 minutos de película y la banda sonora está aderezada de un chirrido aterrador), la interpretación de Daniel Day-Lewis es, simplemente, espectacular. El solitario y misterioso Daniel Plainview, hace honor a su apellido convirtiéndose en el ser más despreciable del planeta durante las más de tres horas que dura esta cinta. El némesis de Plainview, Paul Sunday (Paul Dano) encarna el papel de un cura evangelista con piel de cordero, pero con un alma reseca por la avarícia y el egoísmo. Su verdadera personalidad aparece en escasas ocasiones durante el film pero, cuando ocurre, el joven actor se apodera de la pantalla y da indicios de que puede llegar a forjarse una gran carrera en Hollywood.

Seguir leyendo

Sacado de sus Casillas


Estaba escribiendo un artículo para ESPN Deportes y tenía que exponer los motivos por los cuales Iker Casillas es uno de los mejores jugadores —si no el mejor— del mundo. Buff… ¿dónde empezar?
Iker es el mejor portero, con creces, del momento. Su incidendcia en el buen momento actual del Real Madrid es más que importante —es insólita. Además, el de Móstoles sigue manejándose como cualquier ciudadano de a pie. En una reciente entrevista para un medio español, Iker comentó que algo que hecha de menos desde que es conocido es “no poder viajar en metro”, y archiconcida es su frase: “yo no soy galáctico. Soy de Móstoles”.
Iker es un crack al que no logran sacar de sus casillas ni los defensas del Real Madrid. Y eso son palabras mayores.

…más de cien mentiras


Reza la canción de Joaquín Sabina, que hay más de cien palabras (aunque también argumenta que puedan ser más de cien mentiras) para no cortarnos de un tajo las venas. Y la verdad es que cada vez que oigo la canción, o que pienso en ella, me doy cuenta de que palabras más sabias jamás se cantaron en el pop rock en la lengua de Cervantes.

Seguir leyendo