Que fácil es matar a alguien

Parece mentira, pero en menos de dos segundos, una bala puede recorrer más de 10 metros, perforarte el cráneo, causarte una hemorragia cerebral y hacer que te desplomes al suelo sin que te quede un gramo de vida en el cuerpo.

Me sorprendió ver en las noticias el otro día como un loco, vestido de traje y corbata, decidió liarse a tiros en un Wendy’s de West Palm Beach, Florida, sin más razón que el estrés, la depresión o la gilipollez cabalgante que debía llevar metida en la cabeza. Porque ya me dirás si tiene sentido matar a “X” número de personas, antes de volarte los sesos, sólo porque crees que el “mundo” o la “sociedad” te ha tratado mal. ¿Pero quién te crees que eres? ¿Cómo vas a pensar que el mundo te ha tratado mal? iSi el mundo es inmenso! De última, deberías estar jodido porque el mundo te ha olvidado, pero para destacar hazte cantante o payaso de circo, no mates a dos inocentes en un Wendy´s.

Además, se me desgarró el corazón al conocer la historia de un bombero latino que había salido ya del restaurante con su mujer y su hijo. El desgraciado decidió volver a entrar porque a su hijo le habían dado el juguete equivocado con su menú. Probablemente, este miembro del cuerpo de bomberos de West Palm Beach, quien había dejado la estación un rato para almorzar con su familia, nunca se imaginó que el hombre al que cortésmente le sostuvo la puerta para que pasara antes que él, iba a terminar convirtiéndose en su verdugo y ejecutor.

Seguir leyendo

…más de cien mentiras


Reza la canción de Joaquín Sabina, que hay más de cien palabras (aunque también argumenta que puedan ser más de cien mentiras) para no cortarnos de un tajo las venas. Y la verdad es que cada vez que oigo la canción, o que pienso en ella, me doy cuenta de que palabras más sabias jamás se cantaron en el pop rock en la lengua de Cervantes.

Seguir leyendo