¡Vaya par de mentirosos!

Vaya, vaya, vaya. El país pasa por el peor momento de su corta historia. El lunes Wall Street cerró con los números más bajos desde la Gran Depresión de los años 30. El gobierno decide “pedir” al congreso 700 mil millones de dólares para “ayudar” a la economía a salir del agujero en el que la han metido los banqueros, agentes y brokers de bienes y raíces, y todos esos señores que se pasean por Nueva York de traje y corbata, que viajan en coches de lujo y en primera clase cuando vuelan y que, durante un par de horitas al día, descuelgan un teléfono, especulan con el dinero que tenemos en el banco y nuestros fondos de retiro, y luego se llevan una comisión millonaria que les permite mantener un estilo de vida que raya entre la lujuria y el despilfarro.

Pues estando así el país, y encontrándonos en medio de una campaña electoral para elegir al que será nuestro presidente durante los próximos cuatro u ocho años, lo mínimo que podemos exigir es que los candidatos al sillón presidencial que ahora ostenta W. digan la verdad.

Estamos hartos de mentirosos y estamos hartos de medias verdades, de politiqueos, politicuchos y de frases que, depende como las mires, pueden significar una cosa u otra. Estamos hartos de todos los “consejeros de campaña” que en cuanto termina un debate entre los dos candidatos a la Casa Blanca no dudan en sentarse frente a las cámaras de CNN y NBC y de cualquier canal que quiera darles cobertura para “explicar” lo que ha querido decir su candidato.

¡No me jodas! Graduados de West Point, Harvard, etc… ¿y no saben EXPLICAR lo que quieren decir? ¿Tiene que venir un donnadie a EXPLICAR si Hernry Kissinger de verdad dijo o no dijo que sería bueno hablar con Irán sin condiciones acordadas de antemano? ¿Tiene que decir el jefe de campaña de un candidato presidencial que en realidad, a lo que el candidato se refería cuando dijo X era Y, pero que dijo X y después dirá Z, porque la situación lo aconsejaba? ¿WTF?

Factcheck.org te brinda sólo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad sobre lo que ocurrió en el primer debate entre John McCain y Barack Obama.

Como diría Richard Nixon: “I’m [They’re] not a crook”.

Anuncios

What a wonderful world…

Lo mejor que nos podía pasar 3 semanas antes de las elecciones generales es que Oliver Stone saque su película W., describiendo la tempestuosa vida de uno de los presidentes que más se recordará en la historia de Estados Unidos (hanging chads, menos votos que Al Gore, Enron, S-11, la guerra de Afganistán, la guerra de Irak, y un largo etcétera de esperpentos).

Stone, que ya ha dirigido biografías presidenciales de gran éxito como JFK y Nixon, cuenta con un elenco de actores espectacular, incluyendo a Josh Brolin, quien encarnará al mismísimo George W. Bush.

Ayer se fitlró a la red el trailer oficial de la película y, la verdad, no tiene desperdicio. La frase de George H.W. Bush: “What do you think you are? A Kennedy?” quedará como uno de esos clips de cine que hacen historia y que las nuevas generaciones recordarán por años, por no mencionar lo que va a representar en la carrera de James Cromwell.

Ojalá que la censura no aplaque este film, pues sea o no parcial (¿quién dice que el cine debe contentar a todos?), viniendo de la mente de Oliver Stone, será a buen seguro una gran experiencia cinematográfica.

De momento, desde la Casa Blanca ya se han manifestado en contra de Stone y su cinta. Un alto directivo del gabinete presidencial ha dicho que: “Si Oliver Stone es un buen historiador, Gilligan era un gran marinero“… Palabras más, palabras menos.

Eh??

Photobucket
Sí, ya sé que el título de este post no tiene mucho sentido, pero es que tampoco el tema del mismo (ni la foto del costado) tienen ningún sentido.

La cuestión es que hoy, después de mucho tiempo, le he echado un vistazo a las estadísticas de mi blog y me ha sorprendido el hecho de que, bajo el subtítulo de “Search Engine Terms” he encontrado la tabla que también adjunto.


Resulta que, motivados por mi post sobre el tiroteo ocurrido hace ya algunos meses en un Wendy’s de Florida, mi querido saca2donda.com se me está llenando de lunáticos que quieren saber “como matar alguien perfectamente”, “como matar a su noviar” o, simplemente, “como matar a alguien”. Además, también hay más de uno que busca “tetas en el gipnacio”, aunque supongo que se refiere al gimnasio, y eso no está tan mal…

La cuestión es que todo esto me ha llevado a pensar en cosas mucho más profundas y ha desvariar hacia direcciones perdidas en busca de motivos por los cuales alguien podría llegar a hacer algo así. Obivamente, me refiero a que alguién busque en un motor de internet las instrucciones para matar a alguién, para matar a la novia o para cometer un asesinato “perfectamente”. Lo primero que me viene a la cabeza es: “Como han cambiado los tiempos”.

Hace no tantos años, una mente perversa o pervertida por la idea de acabar con la vida de alguien no habría perdido el tiempo en buscar respuestas a sus dudas en el internet de la época -la enciclopedia Britannica, con la cual te solían regalar bicicletas, aviones teledirigidos o por el estilo.


No, hace no tantos años, cuando alguién pensaba quitarle la vida a otro humano, solía acudir al más temido del lugar (en el Viejo Oeste, por ejemplo), al abuelo que estuvo en la guerra y que pasaba los últimos años de su vida jugando a la petanca (al menos a uno tenía que haber matado en la guerra) o al gitano que vendía droga en la esquina y que, cuando menos, llevaba navaja encima, con lo que ya tenía muchos más huevos que todos los demás pardillos del barrio.

Pero ahora las cosas han cambiado, y hay gente (más o menos seria en su propósito, la verdad sea dicha) que busca la forma de arrebatarle la respiración a otro ser através de internet. Claro, demos gracias que el bendito motor de busqueda les llevó hasta mi página, en la cual no encontrarán la forma de matar a nadie e, incluso, hasta se les podría endulzar la vida un poco leyendo las tonterías que día sí y día también este humilde Puñal escribe en foro de tal magnitud. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en todos esos que han sido dirigidos hasta páginas donde cualquier otro perturbado mental SÍ que se atreve a recabar, pensar y, finalmente, escribir en lenguaje HTML las 1,001 formas de matar a tu novia, tu amante, al amante de tu novia o a tu perro.

PhotobucketDicho esto, paso al último paso…el que de verdad me preocupa. Pensando en este tema, sentado en la libertadora comodidad de la taza del inodoro, concluí que por primera vez en los últimos ocho años creo que estoy de acuerdo con una de esas propuestas inauditas que el congreso de Estados Unidos, y el señor Bush con su complaciente complicidad, han convertido en ley.

Sí, estoy de acuerdo con que nos escuchen las conversaciones que tenemos por teléfono, con que nos espíen lo que vemos por internet y que nos revisen los emails que mandamos.

Al fin y al cabo, no deberíamos hacer nada que nos dé vergüenza reconocer. No deberíamos buscar información de Mein Kampf si nos da pánico que nos descubran y que nos tilden de nazis; no deberíamos buscar porno infantil en la red sino estamos haciendo un estudio de posgrado sobre la sique de los pederastas, pues si nos pillan y no tenemos una tesis lista va a ser muy difícil de explicar que estabamos buscando la información: “para pasar el rato”; y obviamente no deberíamos intentar encontrar en un motor de busqueda la forma de cometer un asesinato perfecto sino vamos a intentar llevarlo a cabo.

Y en ese caso, estoy muy de acuerdo con que nos lleven a la cárcel.

Hablar por Hablar

Photobucket
Llevo un par de semanas enchufado a “Hablar por hablar”, el programa líder de audiencia de la madrugada radial en España. Un espacio dirigido y presentado por Cristina Lasvignes, que intenta abrir los microfonos a todo aquel que, respetuosamente, pretenda expresar su opinión sobre cualquier mundana cuestión, o cualquier particular preocupación.

El programa está muy bien producido, y cuenta con una joyita de DJ, que pone musica tan buena como reconfortante, desde Annie Lennox hasta “Lemon Tree” de Fool’s Garden. Pero a mí lo que más me atráe de este espacio es la idea: El hecho de hablar por hablar, sin regirse por una línea editorial ni consigna de empresa, y sin más censura que la autocensura, común en cualquier bicho humano que entienda que sus derechos llegan, solamente, hasta allí donde empiezan los del prójimo.

Esa simple noción, la de hablar por hablar, con total libertad y sin nadie que te pueda refutar que tu opinión no es más y mejor que la del siguiente, es algo que no se puede hacer en muchos lugares del planeta. Uno de ellos: Cuba. Otro: Estados Unidos.

Pero antes de perdernos en debates políticos que raramente conducen a lado alguno, sólo mencionar que la tecnología y el intelecto cubano se han puesto de acuerdo para que el ser humano, una vez más y ante toda adversidad, sea capaz de expresarse en libertad.

He aquí una lista de blogs que se publican desde la isla para difusión en todo el planeta. En ellos se puede ver que los autores son capaces de criticar abiertamente el régimen, pero que también tienen la delicadeza de esconder, quizás por costumbre, sus verdaderas opiniones en dobles sentidos y licencias poéticas… algo que, en mí humilde opinión, hace mucho más valiosos estos documentos digitales.

Aquí encontrarás un artículo con una pequeña lista de blogs cubanos:

Blogs

 

Los emails en cadena

Hoy es el Super Tuesday. Toda la atención del país (excepto aquí en NY, donde todos estaban pendientes de la gran marcha victoriosa de los Giants por el Cañon de los Héroes) está volcada en las elecciones primarias que decidirán qué candidato será el elegido en cada partido para luchar por la presidencia del país.

Aunque hoy se dirime la suerte de los repúblicanos y los demócaratas, parece que todos los ojos apuntarán al resultado de las primarias demócratas. Hillary Clinton y Barack Obama luchan por convertirse en los primeros “bichos raros” en disputarse el sillón presidencial. Hillary, la primera mujer, y Barack, el primer negro, no cumplen con el esteriotipo de presidente de los Estados Unidos, aunque si con las reglas básicas del “juego”. Mirando un poco más en profundidad, John F. Kennedy tampoco cumplía con el estereotipo (era católico) y muchos consideran su corta, pero intensa, presidencia la mejor de la historia del país; mientras George W. Bush, que cumplía con el esteriotipo al pie de la letra, … bueno, ya me entienden! (¡nu-cu-lar!)

Ahora, sin embargo, resulta que el Señor Obama no sólo tiene que cargar con el “estigma” de ser negro, si no que también se han inventado que es MUSULMÁN.

Buff, da miedo simplemente decirlo.

Las palabras musulmán, islam, korán, Mahoma, etc. han pasado a formar parte de la larga lista negra del léxico tabuizado de los estadounidenses (en los 60 y 70, comunista, che guevara, revolución, camarada, etc. también entraron en la lista para nunca salir) y será muy difícil extirparlas de dicha relación algún día.

Sigue leyendo